El Valle de Jorox

El Valle de Jorox
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Jorox es un pequeño diseminado rural dentro del término municipal de Alozaina que se asienta en un bonito valle formado por el río Jorox y que es uno de los enclaves naturales con mayor variedad paisajística de la zona.

De esta aldea, rodeada de huertas y atravesada por el río, conservo muy gratos recuerdos de mi infancia ya que era aquí donde mi familia hacia todas las celebraciones importantes. Recuerdos de interminables fines de semana de verano bañándonos en las albercas y el río mientras mis padres, tíos y abuelos hacían caldear el horno para hacer el pan y dulces caseros como roscos y bizcochos.

El agua del río Jorox que atraviesa el valle y cuyo nacimiento se sitúa metros más arriba, se distribuye por una red de acequias y albercas de origen árabe que se utilizaban para mover hasta nueve molinos y también para regar las fértiles huertas dispuestas en bancales. Los molinos molían el trigo de las cuatro eras que llegó a haber en esta zona. El primer molino se situaba junto al nacimiento del río y fue arrastrado en unas inundaciones, del mismo solo queda la construcción de la entrada principal, llamada cubo.

Jorox pequeño
diseminado rural

Un lugar idílico poblado desde el Paleolítico, hecho demostrado por los restos arqueológicos hallados en las cuevas que lo rodean como la Cueva del Algarrobo o la Cueva de la Mesa. En ellos se han encontrado objetos como vasijas de barro, trompetillas de oro, útiles de caza, etc.

En este término abundan las cuevas y simas lo que lo convierten en un lugar muy frecuentado por espeleólogos y amantes de los deportes de aventura.

Hay que resaltar su Ermita de la Veracruz y una altiplanicie conocida como La Mesa, lugares a los que se peregrina en la romería de Alozaina que se celebra a primeros de mayo.

En los años 40 llegó a existir una escuela para los niños de la aldea. Mi bisabuela y mi familia paterna regentaba por entonces una venta conocida como El Chozo porque estaba construida de paja y piedra. Estaba situada a pie de carretera justo al lado del puente y les servía también de vivienda. En ella se paraban muchos arrieros y caminantes para tomar una copa de coñac o un vino con altramuces.

Por todo ello, esta zona es una parada obligada de mis excursiones para que nuestros visitantes conozcan este hermoso valle con su historia y tradiciones.

Mis últimos artículos…

Comparte esta publicación con tus amigos

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Descubre Turismo de Sensaciones
Infórmate aquí, de las rutas guiadas e interpretadas para descubrir
las maravillas naturales y etnográficas
que esconde esta sierra.